Relevo de la guardia militar. Ceremonial marítimo

La guardia militar hoy día ha perdido casi toda su importancia como elemento de seguridad...

 

Entrega mando comandante. El Contraalmirante alemán Thomas Jungle entregó su responsabilidad como Comandante de la Fuerza Naval de la UE al contralmirante español Jorge Manso EU Naval Force - Flickr

Barcos: relevo en la mar y puerto de la guardia militar

Relevo de la guardia militar

Relevar guardias, en la mar y en puerto, de modo que nunca se interrumpa ni debilite la conducción del barco, la eficacia de sus armas y servicios o la seguridad interna y externa, es función que se realiza a bordo con insistente regularidad, de modo profesional y sin ceremonia, salvo el relevo de la guardia militar en puerto, que se realiza con toda la formalidad militar.

La guardia militar que, hoy día, ha perdido casi toda su importancia como elemento de seguridad, permanece como un símbolo de la condición castrense de los buques de la Armada, y con ella se muestra la disciplina y prestancia que son capaces de alcanzar, al mismo tiempo que desempeña el cometido de proporcionar centinelas y vigilantes y de rendir honores militares.

Los buques mayores, con mucha dotación, pueden presentar guardias militares numerosas; los barcos pequeños, en cambio, han de compensar la pequeñez de sus guardias con un especial esmero para lograr el grado de lucimiento y de rigor militar deseados.

Ceremonia en un buque. Ceremonia al finalizar el entrenamiento del Destacamento de Protección de Buques EU Naval Force - Flickr

El relevo diario de la guardia militar en puerto es la ceremonia militar por excelencia, que se realiza si no hay impedimento, en conjunción con el izado de la bandera; su desarrollo es como sigue:

   1. Al toque de "Asamblea", las guardias entrantes y salientes son revistadas e instruidas por su Comandante y subalternos que imparten las órdenes y comprueban que todos sus componentes conocen sus deberes y consignas al dedillo, que las armas están en buen uso y que los hombres tienen una presentación impecable.

   2. A la voz de "Señales a la Bandera" (o cinco minutos antes de la hora fijada para el relevo), la guardia saliente desfila por Er. hasta toldilla, donde queda formada en ala, con la cabeza a popa y paralela a crujía, con las armas al hombro y bayoneta calada.

   3. A continuación desfila la guardia entrante por Br., quedando formada en la misma actitud, simétrica con la saliente y dándole frente. En este momento, los dos Comandantes de la guardia, entrante y saliente, destacados frente a la suya respectiva, se saludan militarmente y mandan descansar las armas, quedando así realizado el saludo mutuo reglamentario entre guardias.

   4. Al llegar a este punto, si ha lugar, se interrumpe el relevo para dar paso a la ceremonia de izado de la Bandera, a la que ambas guardias rinden honores y, terminado éste, se prosigue de esta manera:

  • El Comandante de la guardia saliente -que está al mando de la ceremonia, cualquiera que sea su antigüedad, hasta que termina el relevo- una vez obtenida la venia del Comandante (o Segundo u Oficial más antiguo presente) da la orden de "Relevar", con la que se procede al relevo de los centinelas y vigilantes, observando todos los requisitos de rigor.
  • Durante el cambio de centinelas y vigilantes, los subalternos se adelantan e intercambian las disposiciones y peculiaridades de sus respectivos cometidos.
  • Al reincorporarse a la guardia saliente los centinelas y vigilantes relevados, los Sargentos de guardia inspeccionan los puestos para asegurarse de que las consignas han sido debidamente transmitidas, después de lo cual entregan a los respectivos Comandantes los partes de guardia y entran en formación.
  • Los Comandantes de las guardias, al quedar satisfechos de la corrección del relevo, firman los partes, mandan firmes a sus guardias y se dirigen al encuentro del Comandante y, con las frases de ritual y con la venia de éste, se relevan mutuamente.
  • A partir de este momento, asume la dirección de la ceremonia del relevo el Oficial entrante, quien al incorporarse a las guardias da la orden de "Desfilar".
  • Desfila primero la guardia saliente por Er., dando la vista al Comandante (si está en cubierta) como saludo. La guardia entrante, a continuación, desfila también dando la vuelta por la popa y la banda de Er.

Es un acto de por sí muy largo y no conviene prolongarlo indebidamente con inútiles tiempos muertos.

Ceremonias cotidianas:

 

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2018

Generado con contentG

Contacto