Imposición de la Birreta al Arzobispo de Tesalónica.

Relación expresiva de la solemne ceremonia de la imposición de la Birreta al Arzobispo de Tesalónica, en forma de artículo para la Gaceta del lunes 28 de Marzo de 1853, núm. 87.

Guía de Protocolo Diplomático.

 

Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Ceremonia de la imposición de la Birreta al Arzobispo de Tesalónica.

RELACIÓN EXPRESIVA

de la solemne ceremonia de la imposición de la Birreta al Arzobispo de Tesalónica, en forma de artículo para la "Gaceta" del lunes 28 de Marzo de 1853, núm. 87.

MINISTERIO DE ESTADO.

Ayer domingo, a la una del día, se celebró en el Real Palacio, antes de la Capilla pública, la solemne ceremonia de imponer la Reina Nuestra Señora la Birreta cardenalicia al Emmo. Muy Reverendo Arzobispo de Tesalónica Señor D. Juan Brunelli, Pro-Nuncio del Sumo Pontífice en esta Corte.

Para poner en manos de S.M. las insignias, de que había sido portador el Caballero Guardia Noble de Su Santidad D. Alejandro de los Condes Fiancini, estaba previamente comisionado por Su Santidad Monseñor Alejandro Franchi, su Camarero secreto, como Ablegado Apostólico.

Después de presentados ambos al Excmo. Sr. Conde de Alcoy, Presidente del Consejo de Ministros, Ministro de Estado, habían tenido la honra de ser admitidos por S.M. la Reina en Audiencia privada el 22 del actual, a las siete de la noche. El Ablegado entregó entonces a la Reina la Credencial del Sumo Pontífice, y acompañado del Introductor de Embajadores, entregó dos Credenciales a S.M. el Rey y a S.M. la Reina Madre, habiendo recibido de SS.MM. la más favorable acogida.

A la hora señalada para la ceremonia, se hallaban en la Real Capilla la Reina Nuestra Señora, su Augusto Esposo y el Sermo. Sr. Infante D. Francisco de Paula, con todos los altos funcionarios de Palacio, la Real servidumbre y demás personas notables que acostumbran concurrir en semejantes ocasiones.

En sus respectivos puestos estaban el que había de ser purpurado, el Muy Reverendo Patriarca de las Indias y el Sr. Ablegado. Éste presentó a S.M. la Reina el Breve de Su Santidad, que fué leído por el Notario de la Capilla, y en seguida, al poner en las Reales manos la Birreta cardenalicia, pronunció el discurso de costumbre (inserto en la Gaceta de Madrid, núm. 87, correspondiente al lunes 28 de Marzo de 1853).

Habiendo oído S.M. el discurso con señaladas muestras de agrado y satisfacción, impuso la Birreta al Señor Arzobispo de Tesalónica, que se descubrió para tributar a S.M. el homenaje de su más profundo respeto y de sincera gratitud, y la Reina le felicitó muy afectuosa y cordialmente. Inmediatamente se retiró el agraciado a la sacristía, donde fué revestido con la púrpura, volviendo a la Capilla a ocupar el sitial que, como a Príncipe de la Iglesia, le estaba destinado.

Finalmente, se celebró el santo sacrificio de la Misa en la forma correspondiente a la solemnidad del día.

 

Nota

  • 8357

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2019

Generado con contentG

Contacto