Decorar la casa. El aire de nuestra vivienda. Estilo y elegancia

La decoración y el estilo de una casa dice mucho sobre los propietarios de la misma. Los muebles, el color, la organización, etcétera

 

Decoración de la casa. Decorar la casa. El aire de nuestra vivienda. Estilo y elegancia foto base Pexels - Pixabay

El 'vestuario' de nuestra casa. La decoración

Nuestra vivienda debe ser un hogar no una sala de exposiciones

Si nos vestimos de forma adecuada para asistir a cualquier tipo de acto o evento ¿por qué no vamos a hacer lo mismo con nuestra casa? La decoración de la casa es el 'vestuario' que luce nuestra vivienda para el día a día.

Si 'la cara es el espejo del alma' según reza un conocido dicho, la decoración y el estilo de una casa es el reflejo de la personalidad de sus propietarios. El tipo de muebles, el color de sus paredes, la disposición de los elementos decorativos, la luz, etcétera, crean un conjunto en el que se puede 'adivinar' sin palabras cómo son los dueños de esa vivienda.

Incluso, aquellas personas que requieren los servicios de un profesional de la decoración, siempre acaban aportando su 'toque personal', siempre aportan unos detalles finales que 'personalizan' el conjunto creado.

Cuando decoramos nuestra casa tenemos que pensar en nosotros mismos y no en los demás. Hay que pensar en las personas que viven en la casa, no en las personas que nos van a visitar. Cada día más parece extenderse la costumbre de 'crear' casa de revista para presumir ante los demás. Es mejor crear un hogar que una 'sala de exposiciones'. Un lugar donde sentirnos cómodos y disfrutar cada día.

Mantener nuestro estilo y decorar a nuestro gusto

En la mayoría de los casos puede ser peligroso ceñirse indiscriminadamente a las modas, tratando de crear una 'casa de revista'. Como ocurre con la moda en el tema del vestuario, ir a la moda, puede suponer tener que realizar cambios con más frecuencia porque la 'moda pasa de moda'. No quiere decir que tengamos que ceñirnos a cánones clásicos, pero si a un estilo personal que no tiene porqué ser ni uno ni otro. Es decir, ni a la última moda ni totalmente clásico.

Un condicionante importante es el presupuesto. Hay muebles y objetos decorativos realmente bonitos que se encuentran fuera del alcance de nuestras posibilidades. Pero siempre hay opciones y buscando un poco podemos encontrar verdaderas maravillas. Una decoración estilosa y elegante no siempre tiene que ver con el precio. Tampoco con la cantidad sino con la calidad. Llenar una habitación de cosas puede asimilarse más a crear un museo o sala de exposiciones que a crear un ambiente hogareño.

Una sugerencia. Es una falta de tacto y de buen gusto enseñar una casa comentando el precio de los muebles y los objetos decorativos que vamos enseñando. El buen gusto y el estilo habla por sí mismos, no hace falta explicarlo.

También hay que tener mucho cuidado con los amables consejos con desinteresados. Algunas veces no son tan desinteresados e 'inocentes' y subyace un interés comercial. Acabamos comprando un mueble o una pieza decorativa en la tienda de ese 'amigo' de la persona que nos ha recomendado tal o cual cosa.

"El estilo debe reflejar nuestra personalidad y nuestro gusto, no nuestro nivel de ingresos"

La comodidad no está reñida con la elegancia

Nuestra, como la mayoría de las viviendas, es un espacio destinado a vivir. Por esta razón, debe ser un sitio agradable, armonioso y equilibrado. Aunque utilicemos los servicios de un profesional, tendremos que marcar nosotros los principios y el tipo de ambiente deseado, de lo contrario nuestra casa reflejará estilos ajenos y una personalidad distinta a la nuestra.

Hay que tratar de lograr ambientes espaciosos y luminosos. La falta de espacio físico puede ser causa de conflictos, ya que el espacio favorece el equilibrio y la armonía. Debemos cuidar el no mezclar estilos que no encajen bien. Una pieza de un determinado estilo puede quedar "fuera de lugar" por otra de menos valor y belleza. Tratemos de combinar estilos homogéneos.

El mayor estilo es tener personalidad

Las revistas, los medios de comunicación, internet, etcétera, son fuentes de información que nos pueden aportar ideas, pero no pueden 'corromper' nuestro estilo. Como ocurre con la moda, no hay mayor elegancia que contar con una personalidad y un estilo propios. Con la decoración de nuestra casa debemos 'actuar' de la misma forma, tomando ideas pero no proyectos ajenos.

La decoración artística de la casa, está dejando paso a la funcionalidad de la misma en detrimento de los aspectos más estéticos. Podemos buscar un equilibrio entre estética y funcionalidad. Estamos perdiendo la capacidad de mezclar elementos heterogéneos que, dándonos una gran funcionalidad, conservan un cuidado aspecto estético y un estilo decorativo de gran personalidad.

Si vamos decorar nuestra casa podemos consultar alguno de estos estilos clásicos: Renacimiento, Barroco, Rococó, Barroco, Veneciano, Luis XV, Chipendalle, Neoclásico, Imperio, Victoriano, Modernista. etc. De cualquiera de ellos podemos sacar algún detalle o idea de gran utilidad para nuestra casa.

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2017

Generado con contentG

Contacto