Las lecturas.

La lectura es uno de sus más divertidos pasatiempos. La lectura es útil y necesaria para todas.

Ediciones de la Sección Femenina, Departamento de Cultura. 1.955

 

Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Convivencia Social. Formación Familiar y Social. Tercer curso.

La lectura, útil inclinación.

Para muchas alumnas, la lectura es uno de sus más divertidos pasatiempos. Otras prefieren las labores, los deportes o la música ... Y sin embargo, la lectura es útil y necesaria para todas. Y las menos aficionadas han de tratar de dominar su pereza en ese sentido.

Naturalmente, cada una de vosotras debe seguir un poco sus inclinaciones, y estas mismas inclinaciones os situarán profesionalmente.

Es decir, que si elegís una profesión, tendréis tanto más éxito en ella cuanto mayor sea la vocación y la inclinación que a ella os lleve. Pero así como la música puede ser una diversión y una profesión remunerada, y así como la afición a las labores, a la pintura o al dibujo os puede llevar también a una profesión femenina, a la par que remuneradora, la afición a la lectura os puede llevar a toda clase de profesiones intelectuales y artísticas.

Porque tanta más sensibilidad y comprensión de la belleza tendrá una artista cuanto más culta sea. Tanto más originalidad, tacto y percepción de la moda tendrá una gran modista cuanto más conozca de la historia de la cultura y de las modas, cuantas más revistas modernas vea, cuantos más cuadros femeninos célebres y bellos conozca. Quiero deciros con esto que la cultura y el saber, que se adquieren fundamentalmente "a través de la lectura", no estorban a ninguna profesión. Y ¡cuánto más necesaria es la lectura para llenar de interés intelectual, para elevar un poco el nivel de vuestra vida familiar cotidiana! ...

Cada época tiene sus lecturas. ¿Cuáles son las lecturas de nuestra edad?.

Esta respuesta corresponde a vuestra profesora de literatura.

Tenéis las lecturas imaginativas, narraciones y novelas adecuadas a vuestra edad y mentalidad. Esas son, naturalmente, las que os apetecen como diversión. Pero en lugar de leer constantemente la novela de aventuras o la novela sentimental, tenéis que obtener de vuestra profesora de literatura una lista de obras adecuadas a vuestra edad, pero que pertenezca a la literatura española y universal. Es conveniente que vayáis leyendo los libros considerados como "clásicos", y así, al mismo tiempo que os divertís, vais conociendo los autores célebres, y os vais formando un juicio acerca de ellos y acerca de las obras que todo el mundo conoce y de las que se habla y se discute.

¿Qué dice San Jerónimo sobre las lecturas de la mujer?

"Nada aprende a oír, nada aprende a hablar, sino lo que conduce al temor a Dios". (San Jerónimo, escribiendo a Leta sobre la crianza de su hija Paula).

¿Qué autores son los convenientes?

Los autores en que se ejercitarán deberán ser aquellos que a la vez aliñen la lengua y las costumbres. Que enseñan no solamente a bien saber, sino a bien vivir." (Vives, Carta a doña Catalina de Aragón, reina de Inglaterra, mujer de Enrique VIII, sobre la educación que debía dar a su hija María).

¿Qué más recomienda a la reina el gran maestro Luis Vives?

Tornar notas.

Tenga un cartapacio grande en el cual registre tanto las palabras exquisitas o elegantes, si las hallara en sus lecturas, de los graves autores, o aquellas maneras de decir, agudas, lindas, graciosas, eruditas, y también las sentencias graves, donosas, que tengan gracejo y sal urbana, y aquellas historias que pueda, como dechado y espejo de la vida. (De la misma carta a la reina Catalina de Aragón).

En los colegios suelen ser las niñas aficionadas a tener cuadernitos forrados de piel, en los cuales se anoten sentencias morales, frases poéticas, etc.

Estas frases que han sido recogidas, porque causaron impresión por su sentido moral o su belleza de expresión, serán útiles, pues al quedar escritas por la propia mano de la alumna, ésta las hace en cierto modo suyas, y van constituyendo un pequeño código moral y un pequeño tesoro (si están bien seleccionadas).

Para saber lo que podemos leer.

Frecuentemente oireís decir en vuestra casa a las personas mayores: ¡Qué bien escribe Azorín!, o, ¡Qué magnífico es el último libro de Ortega y Gasset! ...

Y vosotras diréis: ¿Por qué?. ¿Qué se entiende por libro bien escrito?. Otras veces os dirán: "Esa novela no es para vosotras"; es muy inmoral o muy fuerte, o es demasiado literaria, y ¿cómo las personas mayores pueden hacer juicio original y acertado acerca de un libro?

Críticos.

Hay escritores que poseen mucha experiencia y sensibilidad para juzgar a los demás, y cuando aparece un libro nuevo lo juzgan y lo analizan, y ya el público sabe un poco a qué atenerse respecto a ese libro. El público así tiene una idea de lo que va a leer y un juicio previo. Aparte de esto, cada lector, si es inteligente y culto, se forma su propio juicio.

El índice.

En el mundo católico, la Iglesia se reserva el derecho de condenar aquellos libros que atacan al dogma católico o que lo deforman. Estos libros los incluye en el índice.

El índice es, pues, un catálogo de los libros prohibidos por la Iglesia y cuya lectura, salvo permiso especial, es pecado mortal.

Existe en Roma la Sagrada Congregación del índice, encargada del estudio de los libros que por su índole se hacen sospechosos de errores.

Ortodoxia.

En general, cuando se habla de un libro que está muy dentro de la verdad, se dice es un libro ortodoxo, que está conforme con el dogma católico. Cuando, por el contrario, el libro parece que se desvía de la verdad católica, que sustenta una doctrina no conforme con el dogma católico, se dice que es heterodoxo.

Inmoral.

Un libro que presenta las malas acciones como buenas es un libro inmoral.

Fuerte.

Cuando tu madre te dice: "No leas este libro, porque es muy fuerte para tu edad...", es que realmente no debes leerlo por ahora.

Tú sabes que existen los vicios, que existen las pasiones, que existen los amores prohibidos; pero todo, todo ello, es lo más triste, feo y pecaminoso de la humanidad. Todo ello está reñido con tu anhelo de perfección, de limpieza moral; todo ello está reñido con tus ilusiones.

Aprender a juzgar.

Si vais leyendo ahora una selección de todo lo bueno que se ha escrito en novela, en teatro (esto más bien lo haréis en vuestros cursos de literatura), en historia, iréis conociendo lo bueno y os aficionaréis a ello. Y luego, si tropezáis con lo mal escrito, lo vulgar, lo antirreligioso, lo heterodoxo, lo cursi, lo amanerado, lo chabacano y lo inmoral (se entiende en libros), lo rechazaréis instintivamente, os daréis cuenta que no es bueno e iréis aprendiendo a juzgar.

Saber leer.

Y ahora me diréis: nada de eso nos interesa; nos interesa el argumento y llegar al fin... Y esto es lo natural cuando se tiene vuestra edad. Pero así como estáis aprendiendo historia y latín, es preciso que aprendáis a "saber leer".

Saber leer la literatura universal.

Todas habéis leído, por ejemplo, cuando erais pequeñas, los cuentos de la Condesa d'Aulnoy; son los célebres cuentos de hadas: "Riquette el del Copete", "El Pájaro Azul," etc... ¿Sabíais entonces que su autora, precisamente por haberlos escrito, es un personaje importante de la literatura francesa?.

Como veis, al leer vuestros primeros cuentos infantiles ya estabais leyendo una obra en cierto modo célebre, porque ha sobrevivido a su autora más de tres siglos. Sus cuentos tienen siempre novedad para la infancia; son ilusionantes y poéticos y están escritos en un idioma correcto, y lo que más vale, adecuado para los niños.

Los libros que sobreviven a sus autores, y que gustan a pesar de ser muy antiguos, y que han salido de su país y son apreciados en todos los demás, pertenecen a la "literatura universal".

Saber leer los libros clásicos.

Todas habéis leído ya en ediciones adaptadas a la infancia muchos "libros clásicos".
Pueden ser clásicos los libros que por su contenido espiritual, por la belleza y por pertenecer a la literatura universal, se pueden considerar como modelos.

La época griega llamada clásica, fue la que creó los modelos inmortales de arquitectura, escultura, etc..., y hasta de política. Y los libros clásicos son "los libros modelos" de la literatura antigua y moderna.

Saber leer algún libro clásico.

Habéis leído los dos grandes poemas de la antigüedad griega: La Ilíada y La Odisea. Y nada resulta más emocionante cuando una tiene once años, que pensar en el arrogante y joven Telémaco o en la hermosa Nausicaá ...

¿No habéis leído La divina comedia en una adaptación para niños?. Estas pequeñas adaptaciones tienen la ventaja de hacernos familiares los autores y los personajes de sus obras, y despertar nuestra curiosidad hacia ellos. "Adaptaciones" se llama a las "reducciones" u otros cambios que se hacen en un libro para hacerlo más corto y más a la altura de los que lo van a leer.

¿Cuáles son los astros de la literatura universal?.

Podemos decir, por ejemplo:

Dante, en la Italia medieval.

Homero, en la Grecia antigua.

Cervantes, en la España del XVI.

Shakespeare, en la Inglaterra del XVII.

Otros astros han de buscarse en las obras religiosas. En la filosofía, en la poesía y hasta en la literatura epistolar.

Estos nombres que relucen y que habéis estudiado como primeras figuras tienen obras que aún hoy interesan, influyen, son las fuentes de nuestra cultura, y a ellas se hace constante referencia. Buscad estas obras, haceros un guión, previa orientación de vuestros profesores, vuestros padres o vuestros directores espirituales.

El teatro es lo más fácil y atractivo que podéis leer, aunque no todo. Pero, ¿cuál de vosotras puede salir del colegio sin conocer "La vida es sueño", entre las obras antiguas, y "Los intereses creados", entre las modernas, por ejemplo ...

¿Habéis leído El Quijote?

¡Ni hablar!, diréis o pensaréis con la mayor franqueza ...

Y al final de esta lección, en la Lectura, veréis cómo un hombre inteligente, más que inteligente, genial, sabe leer y sabe interpretar su lectura. No dejéis de leer el apéndice, donde se insertan unos trozos de Unamuno (profesor de griego en la Universidad de Salamanca, uno de los españoles más conocidos fuera de España y, por tanto, más trascendente en cuanto a la cultura española) (Unamuno murió en el año 1936).

La lectura es muy conveniente.

A lo largo de nuestra vida y cuando los juegos, o las diversiones, o las fiestas, o los deportes, no sean compatibles con nuestra edad, siempre será la lectura una diversión y una fuente de pensamientos, de ideas y de comentarios.

La mujer, que por su condición y por las labores hogareñas tiende a empequeñecer su mente con preocupaciones económicas y materiales en torno a los comestibles, la conservación de los muebles y vestuario, la limpieza, etc., necesita remontarse un poco por medio de la lectura a un mundo más inteligente y espiritual. Esto puede ser para ella tónico y entretenimiento que la mantenga al nivel de los suyos. Y del mundo intelectual donde se desenvuelve la vida toda.

Ved un ejemplo:

Una corriente espiritual que enlaza.

María y Rosario son dos hermanas, dos señoras. Rosario vive en la Argentina y mantiene una correspondencia extensa con María. Las cartas contienen largos comentarios y noticias de la vida de ambas hermanas.

En la última carta Rosario, después de encargar unos vestidos para los niños, pues en España son más baratos, dice así: "He leído unas novelas de dos escritores católicos, uno inglés y otro americano: Evelyn Waugh y Graban Greem son los autores. Algo extraordinario y una revelación para mí, desde el punto de vista religioso, sobre todo dos de Greem, "El Poder y la Gloria" y "The heart of the Matter", me gustaría que las leyeras. Aquí las he tenido prestadas, pero cuando vaya a Buenos Aires las compraré y te las mandaré.

Ahora María tiene que contestar a Rosario, y entre multitud de noticias, le dirá: "A cambio de tus novelas, te voy a mandar la última obra de Ortega y Gasset, "Papeles sobre Velázquez y Goyo". Te encantará. Ya sabes que leo muy poco y apenas sé de Goya y Velázquez más que lo que veo en sus cuadros. Pero estas teorías de Ortega, tan originales y al mismo tiempo tan lógicas o aparentemente lógicas, te harán disfrutar. Lo pasarás bien leyéndolas, y pensando un poco en los cuadros, que me parece comprenderás mejor.

Aunque te parezca ridículo, hemos leído este libro a medias E. y yo, en alta voz. Unas veces leía yo y otras E. Lo hemos leído en dos o tres tardes. Como hay poca gasolina para dar paseos, nos íbamos al Retiro, acercábamos el coche a un sitio agradable, donde hubiese césped y manga de riego, y leíamos hasta que oscurecía. Me he descubierto una buena lectora, y es qué las frases de Ortega son tan lógicas y bien construidas que, sin duda, se prevé el final ...

Puede pasar con él como nos pasa con una frase musical de Beethoven, que siempre nos llega al final el acorde que se presiente.

Bien; veréis por los ejemplos anteriores, que además de todo lo ex-puesto, la lectura puede ser un medio de relación social, una corriente espiritual que une, que enlaza entre seres queridos, y contribuye a la amistad y a la vida familiar.
La lectura espiritual.

Nada hemos dicho de la "lectura espiritual" propiamente dicha. La lectura de libros religiosos, biografías de santos. Los Santos Evangelios... y, sobre todo, aquello que os aconsejan vuestros directores espirituales. Esto será siempre para vosotras fuente de piedad y de vida sobrenatural, y más que ninguna otra lectura contribuirá a hacer fácil vuestra vida familiar.

Pues los ejemplos y los consejos morales serán el estímulo de vuestra virtud.

"Ex-libris".

Debes marcar tus libros en la parte interior de la tapa, con tu propio ex-libris. Y, ¿a qué llamamos ex-libris?.

Se trata de hacer un pequeño sello, que tenga un dibujo hecho por vosotras mismas, o bien dibujado por alguien, a vuestro gusto.

Tal vez encontréis ya hecho esto, pero es más original que sea inventado por vosotras.

Un "ex-libris" marca el libro de modo inconfundible; ya no hay miedo de que se pierda en caso de que lo prestéis, y por otra parte convierte el libro en un objeto más personal, lo individualiza.

Primera lectura.

¿Qué consecuencias sacáis de la lectura?
¿Qué reglas se dan en esa lectura?
¿Qué dice Unamuno sobre el "Quijote"?
¿Qué dice Azorín sobre la Cortesía?
¿Cómo cuidaremos los libros?

Hay igualmente ciertos ladrones que mutilan desconsideradamente los libros, recortan los márgenes de las hojas, no dejando más que el texto, o bien arrancan las hojas finales del libro para su uso o abuso particulares. En fin, conviene al decoro de las estudiantes lavarse las manos, con el objeto de que sus dedos grasientos no puedan ensuciar las hojas que se vean obligadas a pasar.

Cada vez que se note un defecto en el libro, es preciso remediarlo con presteza, pues nada es tan propenso a adquirir mayores proporciones como un desgarro y una rotura que se abandona por negligencia. Más tarde no se puede reparar sin hacer considerables gastos.

En cuanto a los armarios bien fabricados, donde pueden guardarse los libros con toda seguridad sin que les amenace ningún contratiempo, el dulcísimo Moisés nos habla de ello en "Deuteronomio" (capítulo XXXI): "Alianza del Señor Nuestro Dios". ¡Oh lugar delicioso y conveniente en grado sumo para una biblioteca!. Pues esta Arca se hizo de madera incorruptible de Setim y recubierta de oro por todas partes.

Pero el Salvador prohibe también, con el ejemplo, toda negligencia que pueda perjudicar a los libros en su manejo, como nos refiere San Lucas en el capítulo VI de su Evangelio: "Y, en efecto, cuando Jesús hubo leído el libro en que se le ofrecía con las palabras proféticas que sobre El se habían escrito, no lo devolvió al ministro sino después de haberlo cerrado". Por este comportamiento, los estudiantes deben tener presente el cuidado exquisito que se debe a los libros y también deben considerar que en ningún caso debe descuidarse su manejo ( Capítulo XVII de "Filobilón").

Al citaros aquí unos trozos de Unamuno, a quien desde luego las alumnos deben conocer, al menos de nombre, y situarlo bien en su época y en la cultura española, no se quiere decir que sus obras sean lo más a propósito para la edad de las alumnas.

Cuando tengan más firmes y arraigadas las ideas, puede que les interese y no les perjudique su lectura. Su gran originalidad, su independencia de criterio sobre todo lo divino y lo humano, turbarán ahora la formación incipiente de las niñas, y, por otra parte, sus temas no todos son interesantes para esta edad.

Segunda lectura.

Todo el mundo se harta aquí de repetir que el "Quijote" es la primera obra literaria española, acaso la única que tenga asegurado su puesto en el caudal escaso de las obras verdaderamente universales. Hay quien recuerda que Brandes, el prestigioso crítico danés, no pone más que tres nombres a la cabeza de las literaturas cristianas, y esos nombres son los de Shakespeare, El Dante y Cervantes. Y, por lo que hace a este último, no cabe duda de que es al "Quijote", y sólo al "Quijote", al que se debe su gloria toda.

Mas con todo y con esto, puede asegurarse que es España una de las naciones en que menos se lee el "Quijote"; y, desde luego, es aquélla en que peor se le lee. Estoy harto de oír a españoles que no han podido resistir la lectura de nuestro libro, del que debería ser una a modo de Biblia nacional; son muchos los que me han asegurado no haber podido nunca dar remate a su lectura, habiéndolo empezado varias veces, y más de uno me ha confesado que sólo lo conoce a trozos salteados. Y esto ocurre con españoles que pasan por cultos y hasta aficionados a la lectura ...

Desde que el "Quijote" apareció impreso y a la disposición de quien lo tomara en mano y lo leyese, el "Quijote" no es de Cervantes, sino de todos los que lo lean y lo sientan.

Cervantes sacó a Don "Quijote" del alma de su pueblo y del alma de la Humanidad toda, y en su inmortal libro se lo devolvió a su pueblo y a toda la Humanidad. Y desde entonces, Don Quijote y Sancho han seguido viviendo en las almas de los lectores del libro de Cervantes y aún en la de aquellos que nunca lo han leído. Apenas hay personas medianamente instruidas que no tengan una idea de Don Quijote y Sancho.

"Cuéntase de uno de los reyes ingleses del siglo XVII, que preguntaba a uno de sus cortesanos si sabía castellano, y al contestarle que no, le dijo: "¡Pues es lástima!". Creyendo el cortesano que había pensado en darle alguna embajada en España o cosa parecida, se aplicó a aprender castellano; y cuando ya lo supo, se fue al rey a decírselo, y éste le dijo entonces: "Me alegro, porque así podréis leer el "Quijote" en su propia lengua."

En lo cual demostró el soberano conocer muy poco el valor del "Quijote", que depende, en gran parte, de que es un libro traductible, perfectamente traductible; y de que su fuerza y poesía toda queda en él, viértasele al idioma a que se le vierta ...". Abril de 1905. "Miguel de Unamuno". (Del ensayo sobre "La lectura e interpretación del Quijote".

"El modo y extensión de la cortesía dependen de la mayor o menor preponderancia de la mujer en la sociedad. Un salón es un sitio donde la mujer enseña al hombre a "hablar". Toda reunión mundana, festiva, sin la asistencia de la mujer -mitad y mitad, si se pudiere-, es como si no se celebrase. Alecciona el repasar el concepto que en el siglo XIX se ha tenido de la mujer; publicadas están -en limpios folletitos de Rivadeneyra- las conferencias que acerca de la mujer se dieron en la Universidad Central en 1869; hablan Moreno Nieto, Barbieri, Moret, Pi y Margall, Labra, Corradi, etc. Sobresale acaso entre los conferenciantes Pi y Margall. Nos dice que siendo muy de su casa la mujer es como podrá trascender al ágora. Contempla Pi y Margall a la mujer "ejerciendo su acción sobre el marido, su padre, sus hermanos, sus hijos, si los tiene, inflamándolos en el santo amor de la humanidad y de la Patria. Lo repito: en el hogar doméstico, y no fuera de él, ha de cumplir la mujer su destino." No dijera más el clásico...". La cortesía, en fin, es el dominio de sí. (De un artículo de Azorín, publicado en A B C y titulado "La cortesía".)

Aquí será conveniente que las alumnos hablen y expongan los libros que han leído, y se distinga cuáles son antiguos o modernos, y a qué literatura pertenecen, etc.; no se trata de aficionarlas a lucir sus conocimientos, ya que la lectura debe ser fuente de cultura y de éntretenimiento, pero no de pedantería. Sin embargo, es conveniente vean lo interesante que resulta ver de quién y de que época procedo el libro.

 

Nota

  • 1020

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2019

Generado con contentG

Contacto