La invasión de los rezagados. Malos modales.

Los que llegan en último lugar quieren, en muchos casos, tener lo mismo que lo que han madrugado más que ellos.

 

Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

La invasión de los rezagados. ¿Qué hacer para tener un día tranquilo sin broncas ni discusiones?

Si pertenecemos al grupo de los no madrugadores, no podemos llegar a la playa e invadir un sitio como si fuera nuestro. Un sitio que le habrá costado a su dueño un buen madrugón, mientras nosotros dormíamos plácidamente, a pierna suelta, entre frescas sábanas de algodón.

No se puede acoplar en el primer sitio que encuentra, invadiendo y molestando a los demás. Si no hay sitio donde quiere, a lo mejor tiene que pensar en alejarse unos cuantos cientos de metros más para allá y pegarse un buen madrugón el próximo día. Ya sabemos que la playa no es de nadie y es pública, pero un sitio ocupado por otra persona es para ella durante todo el día -o todo el tiempo que permanezca en él-.

Si ve un pequeño hueco para su silla, no trate de reconquistar más terreno poniendo, poco a poco, más cosas. La sombrilla, la nevera, la mesa plegable, etc. comiendo terreno poco a poco a sus vecinos. Es probable, que la cosa termine mal, una buena bronca o una discusión con alguno de sus vecinos de toalla.

Si duda, puede preguntar a sus "vecinos" si les molesta que se ponga demasiado pegado a ellos, o bien si pueden hacerle un poco de sitio para colocar una silla más, o para colocar una toalla. La gente es mucho más amable de lo que algunas veces pensamos. Solo es poco amable con la gente maleducada.

 

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2019

Generado con contentG

Contacto