Capítulo I. Introducción.

El niño bien educado sigue siempre con cuidado los preceptos que ella enseña, que el que sus reglas desdeña, es por todos despreciado.

Nuevo Manual de Urbanidad y Buenas Maneras, escrito en verso para la infancia. París, 1.880

 

Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

La generosa bondad
unida a la cortesía,
es, niños, la urbanidad;
la urbanidad es la guía
del hombre en la sociedad.

El niño bien educado
sigue siempre con cuidado
los preceptos que ella enseña,
que el que sus reglas desdeña,
es por todos despreciado.

El que cifra su placer
en herir y aborrecer
no es estimado jamás.

Quien no quiere a los demás
no puede hacerse querer.
La urbanidad verdadera
no es un vano fingimiento,
no es fórmula lisonjera
sino la franca y sincera
expresión de un sentimiento.

Sentimiento generoso
de noble fraternidad,
sentimiento de bondad
que con lazo de cariño
nos une a la sociedad.

 

Nota

  • 2279

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2017

Generado con contentG

Contacto