Capítulo VII. Deberes del niño al acostarse.

A tu lecho al dirigirte con el afecto de amigo, de los que viven contigo debes siempre despedirte.

Nuevo Manual de Urbanidad y Buenas Maneras, escrito en verso para la infancia. París, 1.880

 

Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Velar sin motivo evita,
que el desvelarse es dañoso;
más no busques el reposo
si alguno te necesita.

A tu lecho al dirigirte
con el afecto de amigo,
de los que viven contigo
debes siempre despedirte.

Estrecha tu corazón
a tus padres, halagüeño,
y no te entregues al sueño
sin tener su bendición.

Nunca, como un insensato
en la cama has de arrojarte;
de tu ropa al despojarte
hazlo con noble recato.

Jamás cual salvaje rudo
de las tribus del desierto
te presentes descubierto;
nunca te acuestes desnudo,
si otros te están aguardando.

No hagas inútil ruido,
no hables al que está dormido;
ni le molestes fumando.
No te obstines en seguir
conversación enfadosa,
y si el insomnio te acosa
debes callado sufrir.

 

Nota

  • 2291

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2019

Generado con contentG

Contacto