Escudos sociales. Estar a la defensiva (con vídeo)

A diario nos encontramos con personas muy desconfiadas que se encuentran a la defensiva ante cualquier atisbo de acercamiento

 

Estar a la defensiva. Actitudes defensivas. Los escudos sociales. Estar a la defensiva. Padre a la defensiva de su hijo foto base sifusergej - Pixabay

Actitudes defensivas. Los escudos sociales

El lenguaje corporal nos puede dar una idea bastante clara sobre si una persona está cerrada al diálogo y se encuentra a la defensiva. Este llamado "escudo social" es una forma de crear una barrera para salvaguardar y proteger alguna vulnerabilidad. La mayoría de estas personas son inseguras, pero pueden pasar de estar a la defensiva al ataque para proteger su fragilidad e inseguridad.

Las actitudes defensivas, en algunos casos, son una ilusión pues no hay ningún peligro al acecho. Estos " escudos sociales " pueden dar lugar a actitudes ridículas tratando de defender algo que no existe nada más que en la imaginación de esa persona.

'Defenderse' en el día a día

El trabajo, la familia, los amigos, los vecinos... a diario tenemos que afrontar muchas situaciones que nos causan cierta incomodidad, en algunos casos. Una manera de afrontar estas situaciones suele ser crearse un 'escudo' o 'coraza' que nos proteja. Es una forma de 'escondernos' de los demás de una forma, en muchos casos, muy sutil.

Te puede interesar: Cómo ser una buena persona

Las personas que se crean muchos 'escudos' suelen ser personas muy inseguras. Son personas que creen que todo el mundo les va a atacar, aunque estos 'ataques' solo estén en su imaginación.

'La mejor defensa es un buen ataque'

En ocasiones, las actitudes defensivas pueden mutar hacia actitudes agresivas. Una persona que se siente 'atacada' o 'perseguida' puede desarrollar una actitud violenta hacia los demás.

También, puede tener otro efecto negativo. El efecto del contagio. Una actitud a la defensiva puede ser contagiosa, y las personas más débiles o inseguras de su entorno pueden tomar esta actitud.

Gestos y posturas que denotan un actitud a la defensiva

   1. Dar un paso atrás. Cuando una persona se echa un poco para atrás, trata de mantener una cierta distancia, puede ser una señal de estar a la defensiva.

   2. Poner barreras. Por ejemplo, colocarse detrás de una mesa, 'abrazar' un maletín, el bolso, una cartera, sujetar una prenda de ropa, etcétera.

   3. La mirada. Mirar de una forma desconfiada, e incluso huidiza. Suele ir acompañada de algún gesto con la cara.

   4. Posturas de cierre. Adoptar alguna de las conocidas como posturas de cierre: cruzar los brazos, cruzar las piernas, etcétera.

Cuando tratamos con una persona que está a la defensiva, lo mejor es ir con una actitud positiva y hacer gestos de apertura. Una sonrisa, unos brazos abiertos, unas palmas de las manos visibles, etcétera.  Tenemos que generar confianza a la otra persona para que 'desactive' ese escudo.

Teresa Baró, experta en comunicación no verbal y colaboradora del estupendo programa de RTVE "Para todos la 2" nos da algunas claves para comprender algo mejor los gestos que denotan actitudes a la defensiva. Cómo saber cuándo una persona está a la defensiva.

Ver más vídeos sobre protocolo, etiqueta y buenas maneras.

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2017

Generado con contentG

Contacto