Sea de buenos modales.

Las reglas de etiqueta han sido conocidas y respetadas por estudiosos y curiosos del buen comer desde hace muchos años.

Agencia Reforma.

 

Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Dentro de lo que implica reunirse a comer, cenar, desayunar o merendar, no sólo el elegir un platillo es lo más importante, sino también la forma en que los comensales se comportan en la mesa.

Las reglas de etiqueta han sido conocidas y respetadas por estudiosos y curiosos del buen comer desde hace muchos años, pues han pasado de generación en generación, preservándose como una tradición.

Sin embargo, en la actualidad hay muchas cosas que han cambiado, pues seguramente Carreño no tomó en cuenta en su tan estudiado manual qué pasa cuando un celular suena en la mesa.

Así, las reglas se han adecuado más a la práctica y a la funcionalidad, alejándose cada vez más de la idea de elegancia y lujo que las rodeaba.

"La etiqueta no es un lujo, más bien es una cultura que se nota", indica Sylvia Villarreal de Lozano, asesora en imagen y etiqueta. "Es más que nada tener consideración con los demás; es una forma de vivir en sociedad, porque no vivimos solos.

"La gente oye etiqueta y piensa que es o para algún evento especial, o para gente con dinero, pero no, es una actitud que debe ser de todos los días, pues esto es algo de todos los tiempos, no estamos descubriendo aquí el hilo negro", agrega la también asesora gastronómica.

Hay algunas reglas que nunca van a cambiar, como sentarse derecho en la mesa, masticar los alimentos con la boca cerrada, evitar hacer ruidos al comer o tomar algo, y no subir los codos a la mesa, entre otras, y esas son quizá las más importantes para poder tener una comida armoniosa con cualquier persona.

"Lo ideal es que nosotras como mamás les inculquemos a los hijos desde pequeños estos tipos de modales", señala.

En cuanto a las cenas formales, la etiqueta cambia un poco, sobre todo con los detalles de la mesa, por parte del anfitrión o anfitriona; sin embargo, para Villarreal de Lozano el comportamiento y los modales de los invitados deben ser siempre los mismos.

"Yo no veo la diferencia entre comportarte de una manera para comer en una cena formal que en una informal; el comportamiento debe ser el mismo, al igual que los modales", comenta.

Como en todos los círculos, en la mesa también se da la variedad y la diferencia con respecto a las personas; así se puede usted encontrar con una en donde hay fumadores y, a la vez, personas que están en contra de ellos, o gente que habla muy fuerte, así como quienes lo hacen con un tono de voz bajo o normal.

El cigarro.

"La regla con el cigarro es la prudencia", dice Villarreal de Lozano, y a continuación explica lo que la regla de etiqueta especifica en cuanto a este elemento que casi siempre está presente en las mesas de restaurantes, así como en las casas, pues es cada vez mayor el número de personas que fuman.

"La etiqueta dice que no debes fumar hasta que hayan retirado el plato fuerte, aunque lo ideal es no fumar nunca, ni en la mesa ni en la sala, sino salirse, si es que no se aguantan las ganas, pues es una falta de respeto para quienes no fuman", indica.

El tono de voz debe ser siempre moderado, para que no se moleste a los compañeros de mesa, o si se está en un restaurante, al resto de los demás comensales.

Los anfitriones.

Si va a tener una cena en casa, hay varios aspectos a considerar, aunque el más importante sea quizá el preparar todo con tiempo e invitar personalmente o por teléfono a cada una de las personas.

Al comer, los anfitriones son quienes deben pasar a los invitados a la mesa y sentarlos de acuerdo al orden que hayan establecido.

"El invitado de honor, si es que lo hay, siempre debe sentarse al lado derecho de la anfitriona, mientras que la esposa o pareja del invitado de honor va al lado derecho del anfitrión", explica Villarreal de Lozano.

"De preferencia, los invitados no deben sentarse en parejas", añade. "Solamente se hace esto cuando se trata de parejas de novios o sacerdotes".

Es importante que usted mismo invite a las personas, pues no es lo mismo recibir una invitación del organizador, que recibir una llamada de algún asistente, hermano, amigo o mamá.

"Con la calidez que tú invitas", comenta, "es el resultado que vas a obtener".

A la hora de invitar hay que decir qué tipo de evento va a ser, para que la gente se prepare y pueda llegar de acuerdo a la ocasión.

Y siempre procure que las personas que se va a invitar se conozcan entre sí o que, al menos, tengan algún pasatiempo o interés en común, pues así será más fácil que la velada resulte exitosa y usted no tendrá que estar tan al pendiente de hacer fluir la conversación entre los invitados.

También recuerde que siempre hay que planear y organizar todo con tiempo cuando se va a tener invitados, para que cuando éstos lleguen no estén cansados los anfitriones debido a los preparativos.

Y ya en la mesa...

La etiqueta en la mesa no se trata ya de elegancia o lujo, sino más bien es una cuestión de educación y cultura que muy fácil puede aprenderse.

Ahora, con las prisas y novedades de la actualidad, los modales en la mesa también han evolucionado, pues algunas ideas realmente eran imprácticas o impedían la funcionalidad en la mesa.

"Antes el vino rojo acompañaba a la carne roja y el vino blanco o rosado a la carne blanca; hoy ya no importa esto, se puede dar el vino que se prefiera, siempre y cuando vaya bien con el sabor del plato fuerte.

"Si se puede, lo mejor es que ofrezca los dos, para que el invitado seleccione el que le guste", señala Villarreal de Lozano.

Otro de los cambios se refiere al comienzo de la comida o cena; antes la gente se tenía que esperar, para poder empezar a tomar sus alimentos, hasta que a todos se les sirviera, arriesgándose a que el platillo se enfriara, en el caso de las mesas grandes, pero ahora la regla marca que a partir de que se ha servido al cuarto comensal, usted ya puede empezar con su plato.

En cuanto a la mesa y su vestimenta en cenas y comidas formales, la regla actual marca que puede o no haber mantel en ella, mientras que antes, a fuerza tenía que colocarse uno en color claro, ya fuera blanco o hueso, así que olvídese de eso y luzca su mesa con el mantel que más le agrade.

¡Que no le falle!

Cuando vaya a acomodar una mesa, recuerde siempre que los tenedores van a la izquierda, con excepción de los que son para caracoles u otros mariscos difíciles de comer, que se ponen a la derecha.

La cuchara y el cuchillo van a la derecha, colocándose primero el cuchillo con los dientes hacia el plato.

La copa de agua debe alinearse con el cuchillo y, a partir de ella, hacia la derecha, se ponen las copas para brindar (si es que la habrá), la de vino tinto y la de vino blanco.

La servilleta en las cenas formales debe ser de tela y ponerse del lado izquierdo, después del tenedor. Los dobleces pueden ser de dos tipos: como un rectángulo con la abertura hacia el invitado, y como un triángulo si es éste último el doblez; además, se pueden colocar en el centro del plato.

En cuanto se siente, la servilleta debe ponerse en las piernas del comensal.

Si se va a levantar por alguna razón o necesidad, pero aún no termina de comer, la servilleta debe dejarse en la silla y nunca sobre la mesa, pues es señal de que ya acabó.

Los cubiertos, al terminar la comida, se deben alinear de forma diagonal; el cuchillo va primero, con los dientes para adentro, y después, hacia afuera, el tenedor con los dientes hacia arriba (de forma cóncava).

Como vio, conociendo las reglas y dominando la etiqueta básica, usted mismo se puede formar su propia etiqueta.

Algo muy importante que recomienda Villarreal de Lozano es que siempre se vea la hora de la comida como la predilecta para la comunicación familiar y la convivencia en armonía; por lo tanto, están prohibidos los pleitos y las discusiones en la mesa.

Reglas básicas.

- No poner los codos en la mesa.

- Masticar con la boca cerrada.

- No hacer ruidos al comer ni al tomar.

- No jugar con la comida.

- Hablar con un tono de voz adecuado.

- Ir a comer siempre arreglado (sencillo).

- Sentarse bien.

Tome nota.

Si va a tener comida o cena en su casa, considere el siguiente tip que ofrece Sylvia Villarreal de Lozano.

- Trate de tener siempre en el baño: un florero con flores naturales, algún aroma especial, veladoras, toallas secas, jabón, papel sanitario y, si lo desea, pastillas de menta y palillos (nunca debe poner palillos en la mesa).

¡Fíjese muy bien!

- El teléfono celular debe estar siempre en vibrador; nunca debe sonar en la mesa.

- Es falta de educación partir todo en cuadritos; debe ir partiendo el pedazo que se vaya a comer.

- Las manos se utilizan sólo para comer el pan y algunos alimentos que, por las reglas de etiqueta, se deben comer con la mano, como algunos espárragos, alcachofas y colas de langosta. También se pueden comer con la mano los tacos, tortas, flautas, hamburguesas, pizzas y otras comidas informales.

- Los cueritos de pollo, la grasa de la carne, los huesos y otras cosas que no quiera comer los puede dejar a un lado, dentro del plato, de forma discreta para que no se noten mucho.

- El cío es un plato con agua y limón que se pone en la mesa para que usted se quite el olor de la comida, si es que comió algún alimento con la mano. Así, se lava la mano y sigue disfrutando del resto de la comida o cena.

- Nunca se debe pedir repetir de plato o algún alimento en una cena formal; siempre debe quedarse con la cantidad que le fue servida.

 

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Valoración registrada.

Gracias por su ayuda.

La valoración ya existe.

Gracias por su ayuda.

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2017

Generado con contentG

Contacto