Un buen anfitrión, prepara su casa.

Es imprescindible que tenga la casa bien arreglada y limpia, fijándose de forma especial en los espacios o estancias por donde se vayan a mover los invitados.

 

Comida. Todo preparado para una fiesta en casa. Lars Plougmann

Todo listo y preparado. El buen anfitrión.

¡Tengo que organizar una fiesta! Es la primera frase por la que empieza un anfitrión a preparar su casa. Dejando para otro artículo, el tema de la comida, la bebida y la mesa , hay que centrarse en la casa, en los espacios comunes que van a utilizar todos los invitados.

1. Es adecuado, quitar del medio cualquier mueble u otro objeto delicado que pueda suponer un estorbo para los invitados. De esta manera, se evitan dos problemas, el que pueda estropearse o romperse algo y el que pueda molestar o estorbar a los invitados.

2. Un ropero. Si el número de invitados es cuantioso y la época del año requiere el uso de abrigos, chaquetones, gabardinas, etc. debe tener previsto un espacio destinado a ropero donde colocar las prendas de sus invitados de una forma, más o menos ordenada. Dejarlos encima de una cama o hacer algo similar como ropero no es lo más adecuado.

3. La casa en condiciones. Es imprescindible que tenga la casa bien arreglada y limpia, fijándose de forma especial en los espacios o estancias por donde se vayan a mover los invitados. Es muy poco elegante y da muy mala imagen ver ropa en el picaporte de una puerta o colgada del respaldo de una silla, un par de zapatos debajo del sofá, o de la mesa de centro del salón, etc. Tiene que tratar de ser muy cuidadoso con estos detalles, que le dejarían en muy mal lugar delante de sus invitados.

4. Que no falte lo básico. Es importante preocuparse por algo más que la comida, la bebida, la vajilla, la cristalería, etc. Es muy desagradable a la vez que muy incómodo ir al baño y ver que no hay un secador o toalla donde secarse las manos, que no tiene papel higiénico, etc. Es importante contar con estos detalles tan básicos pero imprescindibles.

5. Cerrado o abierto. Si no desea que alguno de sus invitados tenga un "ataque de curiosidad" puede mantener las habitaciones que no va a utilizar, cerradas. Así evita visitas indiscretas a zonas de la casa que no ha destinado para uso de los invitados.

6. Recibir. Es aconsejable que deje cualquier cosa que esté haciendo, en la cocina o en cualquier otro lugar de la casa, para recibir de forma personal a sus invitados. Los anfitriones deberían ser los encargados de esta tarea. Si no es posible, por alguna razón importante, trate de que alguien de la pareja, si son pareja, o bien alguien cercano al anfitrión/anfitriones se encargue de esta tarea.

7. Respeto. Si su casa no es independiente, tipo chalet o vivienda unifamiliar, y vive en un edificio de apartamentos, debe tener cuidado con las molestias que pueda ocasionar a sus vecinos; es bueno, incluso, que avise previamente a los vecinos de esa celebración para que no se sientan molestos.

8. Regalos. Como ya se ha hablado en otros capítulos de este portal, los regalos se abren en el momento que se reciben. No obstante, si está recibiendo muchos invitados, puede depositarlos en una mesa o mueble accesorio cercano, para abrirlos posteriormente cuando tenga un poco más de tiempo. Debería hacerlo antes de que sus invitados se hayan ido.

9. Despedir. Al igual que debe hacer a la hora de recibir a sus invitados, los anfitriones deberían ser los encargados de acompañar a los invitados hasta la puerta en el momento de las despedidas.

10. Decoración general. Debe tratar de hacer una decoración sencilla, uniforme, elegante y con cierta dosis de originalidad. Por ejemplo, las flores, si son todas del mismo estilo o variedad mejor, que un tipo de flores en cada jarrón o centro de flores de la casa.

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2017

Generado con contentG

Contacto