Etiqueta Real: la visita de la emperatriz Isabel de Austria a la reina Victoria

Los comportamientos que para la gente corriente son 'normales', pueden ser muy diferentes cuando nos referimos a la compleja etiqueta Real

 

Reina Victoria - Isabel de Austria. La reina Victoria, pintora Lady Julia Abercromby. Isabel de Austria, pintor Georg Raab La reina Victoria, pintora Lady Julia Abercromby. Isabel de Austria, pintor Georg Raab

Curiosidad sobre la estricta etiqueta Real en el Reino Unido

El quinto número de la revista "Pacific Appeal", del 31 de mayo de 1879, cuenta a sus lectores esta interesante historia. 

El corresponsal de Le Figaro en Londres dice que la emperatriz Isabel de Austria (llamada Sissi) no visitó a la reina Victoria en Windsor después de regresar de una cacería de zorros en Irlanda. Cierto o no, la historia es al menos interesante.

Hace un año, cuando la visita de la Emperatriz a Londres estaba llegando a su fin, un domingo de invierno, fue a Windsor a despedirse de la reina Victoria. De acuerdo con la etiqueta de la corte, la hora de su llegada y salida se anunció con anticipación. Una de las carretas reales la estaba esperando en la estación y la llevó al castillo durante una tormenta de nieve. Cuando terminó la visita, la Emperatriz se fue a la hora señalada, y no se le pidió que se quedara, aunque la tormenta se había intensificado.

Tal invitación hubiera sido solo un acto de cortesía general para la gente común, pero violaría los cánones de la etiqueta de la corte.

Perdió el tren por un resbalón de un caballo

En el camino a la estación de tren, uno de los caballos resbaló y se cayó, lo que provocó un retraso de varios minutos. Al mismo tiempo, la Emperatriz escuchó el silbido de un tren que partía. Llegó a la estación demasiado tarde.

En cualquier otra clase de sociedad, tal situación desagradable se corregiría con el regreso del viajero a la casa de sus anfitriones, pero la etiqueta real prohibía confiar en la hospitalidad real en tales circunstancias. Por lo tanto, la Emperatriz permaneció en la estación, calentando sus piernas en el hogar en la pequeña habitación del gerente de la estación, y satisfaciendo su hambre con parte de una cena familiar con carne asada y pudín de Yorkshire.

La emperatriz Elizabeth no es el tipo de mujer que se molesta por incidentes tan insignificantes como llegar tarde a un tren o tener que aceptar la hospitalidad de un funcionario ferroviario pobre. Sin embargo, ella albergaba resentimiento contra la reina Victoria por el hecho de que cuando se enteró de este incidente, no envió una carreta para llevar a la Emperatriz de vuelta al castillo.

Además, la reina nunca se molestó en preocuparse por cómo terminó la "aventura".

Dicen que Su Majestad Imperial juró nunca volver a entrar en el Castillo de Windsor y que rechazó la invitación a la boda del Duque de Connaught con expresiones demasiado duras para ser consideradas corteses.

 

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2020

Las opiniones expresadas por los colaboradores son independientes y no son compartidas necesariamente por protocolo.org

Generado con contentG

Contactar con protocolo.org