Protocolo del cumplido. El cumplido como una muestra de cortesía. Cumplido no es igual a piropo o halago

Un cumplido es un gesto de cortesía que se puede hacer a otra persona y que le suele agradar y ayudar a mejorar su autoestima

 

Cumplidos verbales y gestuales Gestos de cortesía. Una mujer recibe con agrado un cumplido protocolo.org - FP Pro

Cumplidos: las atenciones y muestras de cortesía que tenemos para con otras personas

Los cumplidos no deben ser confundidos con los piropos -palabra o expresión de admiración, halago o elogio que se dirige a una persona- o con los halagos -adular o decir a alguien, casi siempre interesadamente, cosas que le agraden-.

Un cumplido puede ser abrir una puerta, ceder el paso, acercar una silla, prestar un paraguas, etcétera. Un cumplido es un gesto de cortesía que puede ser tanto verbal como gestual.

Dicen que un cumplido beneficia tanto al que lo hace como al que lo recibe. Un cumplido hace sentirse mejor a las personas porque fomenta un sentimiento de reciprocidad. Es similar a cuando sonreímos o hacemos un gesto agradable de este tipo. Nuestras neuronas espejo se 'activan' y suelen devolver ese gesto de forma casi involuntaria.

Debemos tener cuidado, cuando hablamos de cumplidos verbales, en saber diferenciar un cumplido de un halago -alabanza generalmente exagerada e interesada- y de un piropo. Los cumplidos son 'gratuitos', no se espera nada a cambio. Los halagos, puede que no sean tan desinteresados. Esta gratificación verbal que se recibe con un halago puede ser una forma de hacer sentir al halagado en deuda con el adulador. Las diferencias, en ocasiones, son mínimas.

Los cumplidos deben estar bien 'medidos' porque vivimos en una sociedad en la que todo el mundo nos ofendemos por algo. Unas veces por hacerlo -acción- y otras por no hacerlo -omisión-. Hemos acordado socialmente tener un derecho ilimitado a ofendernos por cualquier cosa. Por eso algunas personas se lo piensan, y mucho, antes de hacer un cumplido.

Consejos para hacer buenos cumplidos sin caer en la mala educación o la ofensa

1. Cumplidos honestos y sinceros 

Nuestro cuerpo y nuestros gestos nos pueden delatar cuando tratamos de hacer un cumplido forzado o exagerado. El receptor puede detectar la falta de sinceridad y generar un efecto contrario o distinto al deseado.

2. Cumplidos desinteresados

La educación no es de quita y pon. Hay que ser educados con todo el mundo. No se trata de hacer cumplidos solamente a las personas que nos interesan o con las que queremos tener una relación de amistad... o de amor. Los cumplidos y las atenciones deben ser generales y deben tenerse con toda persona que sea merecedora de ellos.

Por eso los mejores cumplidos son los que resaltan las cualidades personales o profesionales de una persona. El valor de esa persona por su trabajo, sus logros, su comportamiento, etc.

3. Elegir bien las palabras verbal

Cuando hacemos un cumplido podemos 'meter la pata' por no saber elegir bien las palabras. Si no sabemos muy bien qué decir, es muy aconsejable utilizar frases hechas. Tratar de ser un poco originales puede ser un error, cuando no tenemos muy claro cómo hacer un cumplido original. No podemos meter en un jardín del que sea difícil salir.

4. Tratar de no hacer cumplidos sobre cuestiones físicas o temas demasiado personales

Los cumplidos sobre la edad, la complexión física, los temas de salud, etcétera pueden ser un poco delicados. Es mucho más fácil equivocarse al tratar de hacer un cumplido sobre estas cuestiones. Es mejor hacer algún cumplido sobre la mesa, la comida, la decoración, el comportamiento, etcétera.

Tampoco es apropiado hacer cumplidos que puedan ser interpretados como sarcásticos o irónicos.

Hacer un cumplido Cumplidos verbales y gestuales. Un hombre sorprendido por un cumplido protocolo.org - FP Pro

Consejos para recibir los cumplidos con educación

1. Dar las gracias y sonreír

Aceptar un cumplido, es como aceptar un regalo. Nos guste más o menos, siempre se debe agradecer. Si el agradecimiento va acompañado de una sonrisa, mejor.

2. Reciprocidad del cumplido

Un cumplido es casi como una invitación, se debería devolver -aunque no genera la misma 'obligación' que lo suele hacer un halago-. Aunque no sea en el mismo momento que nos hacen el cumplido, puede hacerse en un momento posterior la devolución de este cumplido. Pero es bueno apuntarlo en nuestro 'debe'.

3. Falsa modestia

Los cumplidos no se cuestionan. Se aceptan, mejor de buenas maneras, y se dejan pasar. No hay que justificar o agradecer con demasiada exageración el cumplido. Un comportamiento exagerado 'estropearía' el momento.

4. Escuchar sin interrumpir

Hay cumplidos que se convierten en pequeños discursos. Es mejor dejar terminar que interrumpir. Salvo que sea algo muy fuera de lugar, es aconsejable dejar que el invitado termine su 'cumplido-discurso'. En estos casos es posible que el cumplido sea más un halago en toda regla.

Resumiendo, podemos utilizar la frase "a nadie le amarga un dulce" para referirnos al tema de los cumplidos. Pero, ¡cuidado!, no a todo el mundo le gusta el dulce.

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2022

Las opiniones expresadas por los colaboradores son independientes y no son compartidas necesariamente por protocolo.org

Generado con contentG

Contactar con protocolo.org