Etiqueta y 'fast food'. La comida chatarra también tiene sus normas

Los establecimientos de comida rápida, como su nombre indica, llevan su propio ritmo a la hora de comer y a la hora de pedir y degustar su menú

 

Cartel. Panel informativo de un establecimiento de comida rápida. Jule_Berlin

Etiqueta en un establecimiento de comida rápida

El auge de la comida rápida -fast food- es imparable. Sus reducidos precios, su rápido servicio y sus atractivos productos -sobre todo para los más jóvenes- conforman todo ello una combinación perfecta para tener éxito. Otra historia, es la tan cuestionada calidad de este tipo de comidas a las que se denomina entre otras acepciones como "comida basura", "comida chatarra" y otros calificativos similares.

Es habitual, sobre todo a la hora de las comidas, ver largas colas de personas que esperan su turno para pedir una determinada comida en un establecimiento de comida rápida (hamburguesería, pizzería, bocatería, kebabs, etcétera).

En la mayoría de estos establecimientos se prescinde de los cubiertos habituales para comer. Por eso es bueno tener en cuenta algunas sugerencias importantes con respecto a este tipo de establecimientos en lo que respecta a la forma de pedir la comida y la manera de comportarse. Los modales a la hora de comer son tan simples como utilizar las manos, simplemente.

Comida rápida - Fast food. Reglas de etiqueta para comer fast food, comida chatarra, comida basura jp26jp - Pixabay

8 reglas de etiqueta a tener en cuenta en un establecimiento de comida rápida

1. Es bastante recomendable que observemos con atención, antes de entrar o bien dentro del establecimiento, las distintas opciones. Suele haber muchas combinaciones de productos e ingredientes para elegir. Es aconsejable que pensemos en algún producto alternativo por si no hubiera el que nosotros queremos. De esta forma, evitamos estar varios minutos decidiendo qué pedir mientras los demás esperan por nosotros.

2. Si hay "packs" o menús, miremos con atención que artículos lleva cada uno, para no tener que pedir explicaciones al personal que nos atiende. Aunque están para ayudarnos, suelen tener un ritmo muy acelerado de trabajo y puede que no nos den mucha más información de la que podemos leer en las cartas o paneles informativos.

3. Una vez en la cola, además de tener claro lo que nos apetece pedir, debemos tener preparado el dinero aproximado que hay que abonar por el pedido para acortar los tiempos de espera. El tiempo que no perdemos en pedir un menú, tampoco lo debemos perder rebuscando en la cartera un billete o unas monedas, mientras detrás de nosotros hay una larga cola de personas que esperan hacer su pedido.

4. Una vez que hemos pedido y abonado los menús o alimentos escogidos, es correcto hacerse a un lado, en espera de los productos, mientras el resto de la cola sigue su curso natural. No debemos alejarnos demasiado, haciendo que el empleado tenga que gritar para que vayamos a recoger el pedido.

5. Si por casualidad, quien nos atiende es un conocido, amigo o familiar, no es le momento adecuado para mantener una conversación como si nos lo hubiéramos encontrado en la calle. Hay gente esperando. Un saludo será suficiente. Si queremos preguntarle por su familia, que tal le va la vida o recordar viejos tiempos, es mejor quedar para una ocasión posterior o planificar una cita para cuando termine su horario laboral.

6. No debemos olvidarnos indicar a la persona que nos atiende si el pedido es para llevar (take away) o para tomar en el establecimiento. No se empaqueta de la misma manera un pedido para consumir en el establecimiento que para llevar.

7. No seamos impertinentes o maleducados con quienes no sigan estos consejos. Siempre hay alguna persona -sobre todo gente de más edad- que es novata en este tipo de establecimientos y no se aclara demasiado bien -sobre todo cuando está en otro país o le atienden personas que no dominan bien el idioma-. Procuremos no increpar ni mostrar nuestro lado más grosero con estas personas que pueden encontrarse algo "perdidas" en este tipo de establecimientos. Es mejor ayudar, que protestar.

8. Recomendación final. En este tipo de establecimientos hay que tratar de ser rápidos, claros y concisos. El movimiento de personas que tienen a diario es tan grande, que no pueden atender de la misma forma que lo hace cualquier otro tipo de establecimiento comercial. Eso no quiere decir que no lo hagan con buenas maneras y educación. La rapidez no está reñida con la cortesía, los buenos modales y la buena educación.

Recordemos, que a la hora de comer debemos seguir las mismas reglas de cortesía y buenos modales que en cualquier otro lugar. Aunque utilicemos las manos para comer en vez de los cubierto hay seguir ciertas reglas:

  • no hablar con la boca llena,
  • no masticar con la boca abierta,
  • no beber sin haber terminado el bocado que estamos masticando, etcétera, etcétera.

Tenemos muchos artículos en el portal sobre las buenos modales en la mesa, ente los que podemos destacar un artículo sobre los buenos modales en la mesa .

 

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 14 personas le ha parecido
con una puntuación de 4.6 sobre 5

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2020

Las opiniones expresadas por los colaboradores son independientes y no son compartidas necesariamente por protocolo.org

Generado con contentG

Contactar con protocolo.org