Recepción de una Embajada Extraordinaria (14 de Diciembre de 1885.)

Carroza de tableros dorados, tirada por seis caballos negros con penachos blancos y azules: en ella iban tres caides.

Guía de Protocolo Diplomático.

 

Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Desde el hotel de París fué conducida a Palacio en carruajes de la Real Casa, observando la comitiva el siguiente orden:

Coche de París tirado por dos caballos.

Carroza de tableros dorados, tirada por seis caballos negros con penachos blancos y azules: en ella iban tres caides.

Carroza amaranto, tirada por seis caballos castaños, con penachos color de fuego y blanco: conducía otros tres cáídes.

Carroza de cifras, tirada por seis caballos oscuros, con penachos azules y rojos: conducía al Intérprete Teniente Coronel de Ingenieros Sidi Tancet Berisucrero y dos caídes.

Carroza de respeto.

Cuatro batidores y correo.

Carroza de concha, tirada por seis caballos de Aranjuez, castaños oscuros, con penachos rojos y blancos: en ella iban el Embajador Sidi El Abd El Sadok, Gobernador de Tánger; el Secretario del Sultán, que lo es de la Embajada, Sidi Hamet el Kerdrudi y el Introductor de Embajadores Sr. Zarco del Valle.

Al estribo derecho se encontraba el Teniente Coronel de la Escolta Real, Sr. Ezpeleta, y al izquierdo el Caballerizo de S. M. Sr. Zappino.

Una sección de la Escolta Real.

En la plaza de Palacio, la guardia exterior, compuesta de cazadores de Puerto-Rico, presentó las armas, tocando la Marcha Real.

El Cuerpo de Alabarderos se hallaba formado en la escalera, y en la misma fué recibida la Embajada por los Gentiles-hombres de casa y boca y por los Mayordomos de semana.

La recepción se verificó en el grandioso salón del Trono.

S. M. la Reina, sencillamente vestida de negro, ocupaba el sitial de la izquierda; el de la derecha, que usó su inolvidable Esposo, permanecía cubierto por un velo de gasa negra.

A la derecha del Trono se encontraban: el Presidente del Consejo y todos los Ministros, los Grandes de España, Señores Duques de Veragua, Medina Sidonia, Ahumada, Granada y Roca; Marqueses de Miravalles, Barbóles, Velada, Villamagna, Roncali, Salar, Mina y Castel Moncayo; Condes de Cheste, Altamira, Benalúa, Guaqui, Puñonrostro y Plasencia; Vizconde de Áyala y otros varios.

Del otro lado se hallaban los Jefes superiores de Palacio y las Damas de S. M., Señoras Duquesas de Medina de las Torres, Fernán-Núñez y Ahumada; Condesas de Puñonrostro, Guaqui, Altamira y Torrejón.

Previo el permiso de S. M., entró la Embajada.

Sidi Abd El Sadok leyó el discurso, escrito en árabe, que, traducido al castellano, fue leido a continuación por el Padre Lerchundi.

 

Nota

  • 4998

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2018

Generado con contentG

Contacto