Reseña histórica. Escudo de Armas de España.

El Escudo de Armas de España. Su evolución histórica en los diferentes reinados y gobiernos habidos en España.

 

Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Según la opinión de los más autorizados escritores heráldicos, el uso de escudos de armas no estuvo sujeto a reglas hasta los torneos del siglo X, fijándose dichas reglas en el siglo XI; pero sólo en el siglo XII, con motivo de las Cruzadas, se desarrolló verdaderamente el uso razonado del blasón, que no fue hereditario hasta el siglo XII (Ver Ciencia heráldica del Marqués de Avilés, Tomo. I, Cap. I, y C. F. Ménétrier, Méthode du blasón)

El doctor Palacios Rubios y D. Diego Ramírez Dávalos, con otros varios autores, pretenden que los Reyes godos usaron, como Reyes de España, un escudo de cuatro cuarteles: el 1° de oro, con cuatro fajas de sable; el 2° de gules, con tres coronas de oro; el 3° de gules, con un león rampante de oro, y el 4º de oro, con un león de gules; pero como no ha quedado lápida, monumento ni documento alguno de la época referente a este particular, es imposible comprobar estas opiniones. Lo que verdaderamente puede afirmarse, es que desde la destrucción de la Monarquía gótica hasta Doña Juana I de Castilla, hija de los Reyes Católicos, Don Fernando de Aragón y Doña Isabel de Castilla" no ha habido escudo de armas de España, porque no hubo tampoco Reyes de España hasta esa época (1504), siendo hasta entonces Reyes de Aragón los unos, de Castilla los otros, etc., y usando cada cual los escudos parciales de sus reinos respectivos. En la Chrónica hispánica, de Rodrigo Sánchez de Arévalo, figura el escudo de Pelayo, formado de "Leo rubeus in campo albo".

Los Reyes Católicos, al unir en su matrimonio las Coronas de los diversos reinos de la Península, menos Portugal, no pensaron en formar un escudo alusivo a España, y sólo unieron sus armas a cuarteles cambiados: 1° y 4°, de Castilla y de León; 2° y 3°, de Aragón y Sicilia, añadiendo después de la conquista de Granada la granada de gules con hojas de sinoble en campo de plata, entado en la punta del escudo.

Doña Juana I y Don Felipe usaron el escudo partido en cuatro cuarteles: en el primero, Castilla y León; en el segundo, Aragón y Sicilia; en el tercero, de Austria y Borgoña; en el cuarto, de Artois y de Brabante. En el centro de los cuarteles altos colocaron el de Granada. En el de los cuarteles tercero y cuarto las armas de Alemania, correspondientes a la familia imperial de Don Felipe, y orlaron el escudo con el Toisón de oro.

Don Carlos I, Rey de España y Emperador de Alemania, colocó este escudo sobre un águila de dos cabezas, con una corona entre las dos, y puso como cimera la corona imperial.

Don Felipe II no usó el escudo de su padre, sino el de su abuelo, y habiendo conquistado el Reino de Portugal, añadió las armas del mismo, colocándolas en escudete, cargado sobre los cuarteles primero y segundo, sobre el de Granada.

Este escudo se conservó por los reyes Don Felipe III, Don Felipe IV y Don Carlos II, sin hacer la menor alteración.

El Rey Don Felipe V, al subir al Trono de España, aceptó el escudo de armas de sus predecesores, añadiéndole en el centro, sobre el todo, el de la casa de Borbón-Anjou, que consistía en tres flores de lis de oro, puestas dos y una en campo azul, con orla de gules alrededor. Los Reyes Don Luis I y Don Fernando VI conservaron estas armas sin alterarlas en lo más mínimo; pero Don Carlos III, como habia sido Duque de Parma y Heredero designado del Ducado de Toscana, añadió, a su advenimiento al Trono de España, las de Farnesio por Parma y las de Mediéis por Toscana.

De modo que, desde entonces, el escudo se componía de seis grandes cuarteles, con otros cuatro en el centro, a saber: el primero y cuarto, con una torre de plata, en campo de gules (por Castilla); el segundo y el tercero, con los leones de gules, con coronas de oro, en campo de plata (por León), y en la punta del escudo, entado con una punta de plata, la granada de gules y las hojas de sinoble (por Granada), y sobre el todo el escudo de Borbón-Anjou formado, como hemos dicho, por tres flores de lis de oro en campo azul con orla de gules alrededor. El primer gran cuartel, del jefe del escudo, lo forman cuatro bastones, o mal llamadas barras de gules, en campo de oro (por Aragón), partido de oror flanqueado en sotuer de plata con dos águilas de sable, coronadas de lo mismo y vueltas a la derecha heráldica del escudo (por Sicilia).

El segundo gran cuartel (ángulo de la izquierda heráldica del jefe del escudo), compuesto de gules cortado con faja de plata (por Austria) y partido de azul flordelisado de oro, con orla de gules, cortados con fajas de plata, formando 16 piezas (por Borgoña moderna). El tercer gran cuartel, con seis flores de lis azules puestas tres, dos y una, o en orla, como en el escudo de las dos Sicilias en campo de oro (por Farnesio o Parma); el cuarto gran cuartel (flanco izquierda del escudo), formado por cinco tortillos de gules puestos en orla, y uno mayor en el jefe, con tres flores de lis de oro en campo azul (por Mediéis o Toscana); el quinto gran cuartel (ángulo derecho de la punta), hecha de tres bandas de azul, en campo de oro orlado de gules (por Borgoña antigua); y el sexto, formado con un león de oro armado de gules en campo de sable (por el Brabante), entado con una punta partida de oro, un león de sable, armado de gules (por Flandes), y un águila de gules, con corona, pico y garras de oro, con media luna de plata en el pecho, sobre campo de plata (por el Tirol), escudo que usaron siempre, sin alterarlo, Don Carlos IV y Don Fernando VII (Nota 1).

Nota 1: José Napoleón dio en Vitoria el 12 de Octubre de 1808 un decreto que decía así: «Las armas de la Corona, en adelante, constarán de un escudo dividido en seis «quarteles: el primero de los quales será el de Castilla; segundo, el de León; tercero, de Aragón; quarto, el de Navarra; quinto, el de Granada, y sexto el de las Indias; representado éste (según la antigua costumbre) por dos globos y dos columnas, y en el centro de todos estos grandes quarteles se sobrepondrá por escudete "el águila que distingue a nuestra imperial y real familia".

Aunque este escudo se ha usado y se usa aún en España, es más común el escudo pequeño de Castilla, León y Granada, notándose que hacia el final del reinado de Don Fernando VII se suprimió en todos ellos la orla de gules del escudo de Borbón-Anjou, dejando completo el de Borbón, que ya en el reinado de Doña Isabel II no se usó de otra manera.

Durante los años 1868 a 1874 no se usaron más armas que las abreviadas, cambiando en los cuarteles 3.° y 4.° la repetición de las de Castilla y León, por las de Navarra y las de Aragón, y las columnas de América como soportes; modificación que aceptó S. M. el Rey Don Alfonso XII, durante cuyo reinado se usaron en esta forma:

Primer cuartel, de gules con la torre de plata (por Castilla); segundo, león de gules con corona de oro, en campo de plata (por León); tercero, cuatro bastones de gules, en campo de oro (por Aragón), y el cuarto, de gules con una cadena de oro puesta en cruz, en sotuer y en orla, con una esmeralda en medio (por Navarra), entado en la punta, con granada de gules y hojas de sinoble, en punta de plata (por Granada), y en el centro, sobre el todo, las tres flores de lis de oro, puestas dos y una, en campo azul (por la Casa de Borbón), con las columnas y el lema «Plus ultra,» de América, como soportes.

Este escudo sería conveniente se apoyase sobre haces de banderas nacionales, se timbrase con la corona Real, y estuviese rodeado con los collares del Toisón de Oro, de Carlos III y de las Órdenes de Damas Nobles, San Fernando y Mérito Militar, cubriéndolo todo, como ya se usaba en tiempo de Doña Isabel II, con pabellón de púrpura forrado de armiño y la corona Eeal sobre la cúpula azul y oro.

El escudo formado por Carlos III, que corresponde al Título grande del Rey de España, se usa hoy todavía para sellar las sentencias originales de los Tribunales del Reino.

En el Ministerio de Estado se usa como sello secreto dicho escudo (el sello del Ministerio, con que el Rey consorte cierra sus cartas a los Cardenales, es el pequeño o abreviado), y se usa además en seco para los sobres y para las patentes consulares.

El sello de las lises, que se usa para las plenipotencias, es el sello grande, puesto sobre cuatro lises colocadas en cruz.

La Secretaría particular de S. M. el Rey, la Mayordomía Mayor de Palacio y su Intendencia usan también el sello grande.

En las encuademaciones de muchas obras oficiales, verbi gratia. en la de la Guia oficial de España, se imprime el escudo grande.

La Gacela oficial lleva al frente el escudo abreviado, lo mismo que la moneda acuñada desde 1875 hasta la fecha.

En el ceremonial marítimo que publicamos en el tomo II de esta obra, se detallan las banderas nacionales, no dando aquí más que una reseña histórica muy abreviada del pabellón nacional.

 

Nota

  • 158

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2018

Generado con contentG

Contacto