Las visitas y las concurrencias. I

El modo de comportarse cuando se hace una visita o se está compartiendo una conversación o charla.

Tratado completo de urbanidad en verso, para uso de los jóvenes. 1850.

 

Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Las visitas y las concurrencias.

En cualquier paraje público,
reunión o concurrencia
preséntate con decencia
sin pretender deslumbrar.
El que con trajes ridículos
piensa sobresalir necio,
solo se atrae el desprecio
del que le llega a mirar.

Para hacer una visita
escoje el tiempo oportuno,
no en hora de desayuno,
de ocupación o comer;
advierte que ha de ser corta
si es visita de cumplido;
y al que te ha favorecido
cuanto antes la has de volver.

Si el sujeto a quien has ido
a visitar, está ausente,
por su salud diligente
entonces preguntarás;
y mostrando sentimiento
de no haberle en casa hallado,
una tarjeta o recado
para el mismo dejarás.

Siempre que a una casa fuereis
y esté la puerta cerrada,
para conseguir la entrada,
recio no habéis de llamar;
luego que os hayan abierto
dad llanamente el recado
a la doncella o criado,
y en la antesala aguardad.

Una vez introducido
preciándote de hombre urbano
con el sombrero en la mano
al dueño saludarás;
pregunta cómo lo pasa,
y si con él hay reunidos
su familia o conocidos,
lo mismo practicarás.

Hallándote de visita,
a no media gran franqueza,
descubierta la cabeza
durante ella mantendrás;
sobre una mesa o una silla
al entrar por el sombrero;
mas sobre una cama espero
que nunca lo dejarás.

Cuando alguno entre en la sala
levantaos en seguida,
y con el que se despida
usad de igual atención;
y si no habláis con reserva
sentado que esté el sujeto,
le enteraréis del objeto
de vuestra conversación.

Por delante de personas
no cruces o nada entregues,
y que dispensen les ruegues
si así te es forzoso obrar;
también cuando separarte
de ellas te sea preciso,
antes de hacerlo sumiso
debes su venia implorar.

No descubras un secreto,
ni al que te lo ha revelado;
¿quién te hubiera por fiado
si viese tu indiscreción?
Ni tampoco de curioso
te acredites, preguntando
de qué se estaba tratando
al llegar a una reunión.

La urbanidad una cosa
hacer o citar nos veda
que una idea excitar pueda
triste, horrorosa o soez.
De bostezar o dormirte
delante de otros abstente,
y de mostrarte impaciente
inquiriendo la hora que es.

Oye mucho y habla poco,
y siempre oportunamente,
porque el silencio elocuente
es en más de una ocasión.
En conversación ajena
no entres sin ser invitado;
si lo fueres, mesurado
toma parte en la cuestión.

 

Nota

  • 16312

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2019

Generado con contentG

Contacto