La familia y los familiares. Aprender a convivir

El ambiente familiar es el primer entorno más propicio para el desarrollo de nuestras primeras habilidades sociales

 

Familia. Foto familair Kevin Cramer 2012

Convivencia familiar y relaciones personales

La familia es algo consustancial a nuestra existencia. Si además tenemos pareja o estamos casados, hay otra "familia" con la debemos contar. Decimos que la familia es algo inherente a nuestra vida porque tenemos familia lo queramos o no. Por ejemplo, un hermano, un primo o un padre lo son por ley, aunque no nos llevemos bien con ellos o no queramos saber nada de ellos.

En cualquier caso, con respecto a la familia se debe adoptar una postura de respeto y educación (aunque algunas veces nos cueste con ciertos familiares). Ahora bien, tampoco debemos caer en la hipocresía. Un trato educado es suficiente para mantener una relación cordial, independientemente de cómo nos llevemos de forma personal con la familia.

Buenos modales con' la otra familia'. La familia política

Si vivimos en pareja o estamos casados, tendremos otra familia -la familia "pegada" que diría mi abuela-. Debemos tratar a ambas familias de la misma manera para evitar conflictos en la pareja. Cuando las cosas se "tuercen" con la familia ajena es fácil que surjan problemas con nuestra pareja. Establezcamos unos límites claros para evitar la intromisión de cualquiera de las dos familias en nuestra vida. Podemos aceptar algún consejo pero no imposiciones. Cada uno lleva su casa como quiere y como sabe. Las "opiniones" sobre cómo llevar la casa, cómo educar a los niños, y otras "sugerencias" por el estilo no suelen ser bien recibidas cuando vienen en forma de crítica más que de consejo.

"Si queremos que nos respeten, nosotros también debemos respetar"

Nosotros somos los que ponemos los límites de nuestro "territorio", pero no podemos hacer lo mismo en casa de nuestras familias. Ellos dirigen su casa y su vida a su manera. Y no debemos entrometernos o criticar sus costumbres. Si queremos que nos respeten nosotros también debemos respetar.

Educadamente, los consejos los podemos aceptar de buen grado aunque después no los pongamos en práctica. En algunas ocasiones, es mejor admitir de buen grado ese consejo o crítica y evitar una discusión. Tampoco debemos ser demasiado intransigentes. Algunas veces, debemos ceder en algunas de nuestras pretensiones. Es bueno aprender a ceder y condescender sin poner en peligro nuestras "reglas" o creencias.

Familiares. Foto familiar Edward Webb

Relaciones cordiales con la familia: agradecer y corresponder

Ante cualquier invitación familiar (bodas, comidas, aniversarios, etcétera), debemos corresponder de forma educada, aceptando la invitación o declinando la misma, pero siempre respondiendo -afirmativa o negativa-. De cualquier manera, hay que tener los mismos detalles, acuda o no, que tendría con cualquier otra persona, como mínimo. Hacer un regalo, agradecer la invitación, etcétera.

Si somos los anfitriones de una fiesta o celebración en nuestra casa, por mucha confianza que tengamos con los familiares, no los debemos recibir sin vestir (en pijama, en bata, etcétera). Sacrifiquemos nuestra comodidad en pro de dar una buena imagen y para demostrar nuestra buena educación.

Si hay cualquier tipo de enemistad o desavenencia con algún miembro de nuestra familia o de la familia política, las reuniones familiares no son el mejor momento para sacarlas a relucir. Quién no ha sido testigo o ha tenido conocimiento de una cena o comida de Navidad 'movidita' cuando han salido estas desavenencias a relucir. Hemos indicado la Navidad porque suele ser cuando se suele reunir toda la familia. Debemos tener mucha prudencia, tacto, paciencia y un poco de mano izquierda para no estropear la 'fiesta' a todos los presentes. 

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2017

Generado con contentG

Contacto