Regla de oro del comportamiento a bordo. Ceremonial marítimo

Si hubiera que resumir en pocas palabras un regla de oro para convivir en un barco sería: vive y deja vivir

 

Marineros soltando amarras. Marineros soltando amarras skeeze - Pixabay

Respeta y serás respetado. Saber convivir

En el a veces agitado transcurrir de la vida de a bordo es conveniente, para la debida tranquilidad espiritual, gozar de una cierta independencia, vivir sin avasallar al prójimo con nuestros gustos o con nuestros problemas y esperar que el prójimo lo haga, asimismo, con nosotros.

Si así se hace, pueden convivir todo tipo de caracteres y personalidades: intelectuales o incultos, místicos o materialistas, sensibles o rudos... todos caben y de todos hay.

El barco los tolera a todos, aunque peor a los charlatanes y farsantes. Por ello, la regla de oro del comportamiento personal ha de ser: huir de la vulgaridad, tanto como del amaneramiento, y ser siempre discretos y nobles.

Te puede interesar: Ceremonial marítimo. Antecedentes históricos

 

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2018

Generado con contentG

Contacto