Necesidad de la diplomacia. Su historia y su misión. Parte 5.

Es absurda la opinión vulgar de que no ocupándose más que de bailes y de teatros, de conciertos y de paseos, pueda llegarse a adquirir la práctica y los conocimientos del verdadero diplomá¡tico.

Guía de Protocolo Diplomático.

 

Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Necesidad de la diplomacia. Su historia y su misión.

Es verdaderamente notable la pretensión de afirmar que para la Diplomacia no importa emplear a personas que no conocen ni los elementos de ella, que pueden ser hábiles y tener la aptitud necesaria para desempeñar sus difíciles puestos los que han empleado toda su vida y toda su inteligencia en llegar al límite de carreras totalmente distintas, y que, por científicas que sean, o, por mejor decir, cuanto más científicas sean, más se apartan de la Diplomacia y menos aplicación tienen para cargos de tanta trascendencia como son los que se confían a un diplomático si debe ponerse al frente de una verdadera Misión y servir en ella a su patria. También es absurda la opinión vulgar de que no ocupándose más que de bailes y de teatros, de conciertos y de paseos, pueda llegarse a adquirir la práctica y los conocimientos del verdadero diplomático, es decir, no de la figura decorativa de los salones de una corte, sino del funcionario celoso, amante de su patria, a quien desea y procura ser útil, sabiéndola servir. Y siempre que este funcionario no tenga como base de sus estudios la ciencia del Derecho internacional, la historia de la Diplomacia y el conocimiento perfecto del ceremonial de Cancillería, es casi imposible que pueda servir a su país como diplomático.

Dice el Conde Solaro della Margherita "que si un general pretendiese la presidencia de un Tribunal civil o un Presidente de Sala pidiese el mando de un ejército, se creería que habían perdido el juicio; pero que para desempeñar cargos diplomáticos no hay, generalmente, ningún inconveniente en escoger las personas más ajenas a ellos, creyéndose que, dando una ojeada a la Guía de Martens y aprendiéndose de memoria los nombres de Grocio, Puffendorf, Bieffeld y Wattel, ya pueden pasar por expertos diplomáticos, y añade, que su pensamiento, mientras fue Ministro del Rey Carlos Alberto, era formar un plantel de jóvenes diplomáticos que, sirviendo en esta carrera, pudieran prestar, en su día, grandes servicios a la patria, continuando la tradición de esa diplomacia de la Casa de Saboya, de la que decía Luis XIV al Conde della Torre, Embajador en París: Cuando un Príncipe tiene Embajadores como los del Rey de Cerdeña, no se le puede considerar pequeño" (Memorándum Storico político.—Turín, 1851.)

En un tiempo eran destinados a la Diplomacia los prelados, porque el respeto que inspiraba la religión y sus pastores era tanto, que revestidos éstos del carácter de ministros públicos, daban prestigio a la representación diplomática: así es que en España los Cardenales Cienfuegos, Jiménez de Cisneros, Acquaviva y Alberoni, profundos políticos y hombres de Estado, estuvieron revestidos del carácter de Ministros de la Corona y de Embajadores, como en Francia lo fueron también Richelieu, Mazarino, d'Ossat, Polignac, etc., y en Italia Bentivoglio, Bichi, el Abate Scaglia y otros. Hoy, generalmente, se confían más estos cargos a los jurisconsultos, siendo ésta la mejor y más acertada elección, porque nadie mejor que ellos puede defender los intereses de su patria allí donde deban suscitarse intrincadas cuestiones de derecho.

"En un tiempo eran destinados a la Diplomacia los prelados, porque el respeto que inspiraba la religión y sus pastores era tanto, que revestidos éstos del carácter de ministros públicos, daban prestigio a la representación diplomática"

Casi todas las naciones van adoptando hoy el sistema de no seguir la costumbre de considerar los puestos de Secretarios de las Misiones diplomáticas como una profesión de lujo; pero como también es imposible retribuir esos puestos como los retribuye, por ejemplo, Inglaterra, porque los demás Gobiernos, agobiados por el peso de los inmensos presupuestos de guerra, impuestos por la creciente preponderancia militar, aumentada con los últimos triunfos de Alemania, no pueden disponer de las sumas necesarias para este objeto, procuran compensar la escasez de sus recursos organizando seriamente la carrera diplomática; y al exigir a los que desean ingresar en ella estudios y conocimientos especiales y aptitud y condiciones determinadas, les ofrecen también para terminarla, los puestos de Jefes de Misión, para que esta esperanza les ayude a esperar en sus modestos cargos el premio que tienen la seguridad de obtener con el tiempo, alcanzando las altas dignidades de su carrera, como los militares pasan por los grados subalternos esperando lograr algún día la faja de general.

Porque, si en toda misión se necesita fe y esperanzas de algún éxito para su buen desempeño, en las diplomáticas es de absoluta y hasta de imprescindible necesidad el tenerla. Cuando M. Thiers aceptó en 1871 la misión que en horas de angustia suprema le confió el Gobierno de la Defensa nacional para buscar las alianzas que la Francia no había procurado asegurarse antes de la guerra, el eminente hombre de Estado fue de corte en corte, a ciegas, sin conocer las disposiciones de las potencias cuyo apoyo solicitaba y sin esperanzas de obtener nada de ellas, y a pesar de su talento político, demostrado en su aversión por aquella guerra, y de su conocimiento de las fuerzas y organización de su patria, fracasó en esta misión, como después fracasaron igualmente él y Jules Favre en sus negociaciones de paz, aceptando la condición de su Gobierno de no ceder un palmo de territorio, ni una piedra de las fortalezas nacionales. Es, además, innegable que los Plenipotenciarios de la Francia, de aquella nación que lo había confiado todo a sus propias fuerzas y al empuje de su ejército, del gran ejército, como se le ha llamado en este siglo, encontraron dentro y fuera del territorio francés la acción poderosa de una diplomacia triunfante, más aún por su campaña de negociaciones que por el bosque de bayonetas en que se apoyaba.

El Canciller de Prusia, que con el carácter de General honorario del ejército alemán siguió la marcha de las tropas, organizando, para que le ayudase en su campaña diplomática, una especie de gabinete de Negocios extranjeros, compuesto de Consejeros y Secretarios de legación, escogidos en su ministerio y a los que hizo revestir por su Gobierno de categorías militares, supo amontonar obstáculos tan insuperables en el camino recorrido por Thiers primero y por Jules Favre después, que éstos no pudieron allanarlos, viendo fracasar todas sus negociaciones, no tanto, repetimos una vez más, por las victorias consecutivas de las armas alemanas, como por el constante trabajo de la diplomacia, que sagaz y hábilmente dirigida antes de la guerra y durante la campaña por el gran político cuyo nombre simboliza hoy la ciencia de la política internacional, alcanzó la realización de sus ideales, viendo restaurar el Imperio de Alemania sobre las ruinas de la Francia, coronando Emperador a su Rey en Versalles, entre los recuerdos históricos del glorioso reinado del gran Luis XIV y enfrente de París, ante el sepulcro de Napoleón I.

Necesidad de la diplomacia. Su historia y su misión.

 

Nota

  • 7070

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2019

Generado con contentG

Contacto