Nuestros hijos. Educar una tarea diaria

Enseñar buenos modales es el complemento ideal para completar la educación escolar de los peques

 

Familia. Diversión en familia Evil Erin

Cuestión de paciencia y perseverancia

La educación no solo es formación, también es aprender a convivir

Educar a los hijos no es una tarea sencilla. Una buena educación puede condicionar su futuro de una forma importante. Los buenos modales son un complemento ideal para complementar la educación escolar. Cada edad tiene su parcela educativa, aunque siempre debemos estar atentos al comportamiento de los pequeños. Tengamos en cuenta que una de las mejores recetas que podemos dar para tratar con los peques de la casa es la paciencia. Hay que ser muy pacientes, ya que las cosas no se aprenden en un solo día. Hay que ser perseverantes.

Hay que ser muy constantes

Constancia. Nunca se termina de aprender. Incluso, nosotros, las personas mayores siempre podemos aprender algo nuevo cada día (como dice el famoso refrán: "nunca te acostarás sin saber una cosa más"). Debemos ser muy constantes en nuestras enseñanzas . Una de las mejores maneras de enseñar es dar un buen ejemplo. Si no queremos confundir a nuestros hijos, no hagamos una cosa y digamos otra. La rutina diaria es una buena escuela para los chavales, pero deben ver que nosotros mismos hacemos lo que decimos.

Lo que ven y lo que oyen

Fiel reflejo. Nuestros hijos, en la mayor parte de los casos, son un fiel reflejo nuestro. De padres educados, suelen salir hijos bien educados. Lo que se ve en casa a diario, es lo que aprenden nuestros hijos. Para eso, hay que empezar desde muy temprana edad a enseñarles. Insistamos para que no olviden lo que van aprendiendo. Es muy fácil relajar ciertas buenas costumbres y caer en actuaciones poco correctas. Si hacemos algo incorrecto o poco apropiado, procuremos no hacerlo delante de los niños.

Lo que está bien y lo que está mal

Reprender. Reprender a los niños de buena manera no es tiranía, es autoridad. Para educar hay que tener autoridad. Aunque no hay que ser demasiado agobiante, pues lograríamos un efecto contrario al deseado ( en el niño puede llegar a odiar hacer las cosas que le enseñamos y volverse en contra de estas enseñanzas). Si vamos poco a poco, lo irá comprendiendo mejor. Cuando le riñamos o reprendamos, hay que hacerle comprender que lo hacemos por su bien; aunque no lo entienda ahora, en un futuro próximo lo agradecerá.

Aprecio, consideración y respeto

Respeto. Debemos enseñarles a tener respeto por el resto de las personas. Así sabrán tratar mejor a sus amigos, profesores, familiares, etc. Deben aprender que con una sonrisa se consiguen más cosas que con una mala cara o que con una rabieta . En el colegio, este respeto les sirve para relacionarse con otros compañeros y así desarrollarán sus habilidades para el comportamiento social. Es bueno aprender a convivir y saber compartir. Si observamos problemas de comportamiento en el niño, lo mejor es acudir a un profesional.

Durante muchos años, sobre todo los primeros, su casa y el colegio serán las fuentes educativas para formar sus buenos modales. Procuremos que ambas cosas vayan acompañadas y sean coherentes. Las enseñanzas contradictorias, pueden confundir al niño (hay casos en los que los padres tienen una forma de pensar y vivir, y al niño le mandan a colegios con otro tipo de enseñanza totalmente distinto de lo que ven en casa). Seamos coherentes y sigamos una misma línea.

Familia. Comida familiar en un restaurante Tetra Pak

Pautas a seguir para darles una buena educación a los niños

1. Cuidar el vocabulario delante de los niños (tacos, palabras mal sonantes, expresiones soeces, etc.). Los niños repiten lo que oyen en casa.

2. Enseñarles a comportarse en todos los sitios: de visita, en la mesa (agarrar los cubiertos, no hablar con la boca llena...).

3. No pegar a los niños. Una mirada o una palabra deberían ser más que suficiente. Llegado el caso, un pequeño azote puede estar justificado. No descarguemos nuestro mal día con los pequeños.

4. Nunca regañarles delante de otras personas, ni hacerlos sentir avergonzados si hay otras personas delante. Mejor hacerlo en privado, si es posible.

5. Procurar enseñarles dos términos básicos que usarán toda la vida: "Por favor" y "Gracias". Todo se pide, por favor, y siempre debemos contestar con gracias.

6. Hay que tratar de inculcarles el sentido de la responsabilidad, la honestidad y la discreción (tanta para niños como para mayores).

7. Evitar cualquier tipo de discusión (con su pareja, vecinos o familiares) delante de los niños. Más cuidado aún si son muy pequeños.

8. Hay que tener mucha paciencia y ser muy perseverante. El resultado merece la pena.

 

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2017

Generado con contentG

Contacto