Etiqueta en Suiza. Generalidades

Los suizos suelen ser bastante reservados y con una gran conciencia cívica que se puede ver en cualquier espacio público

 

Etiqueta en Suiza. Etiqueta en Suiza. Generalidades foto base Simon - Pixabay

Reglas de etiqueta en Suiza

Generalidades y buenos modales en Suiza

Los suizos, aunque pueden parecer introvertidos, son bastante hospitalarios y cordiales. Les gusta recibir a los visitantes con los 'brazos abiertos' y ofrecerles su casa.

Suiza, es uno de los países más limpios del mundo. Podemos ver sus calles, sus parques o sus jardines sin un solo papel, sin nada de suciedad. Esto puede ser debido a dos factores principales:

1. La educación cívica que reciben y que ponen en práctica cada día. Hemos indicado lo de 'poner en práctica' porque hay personas que aunque reciban una buena educación, no la suelen poner en práctica.

2. El putzage (limpieza).  Con esta palabra denominan a una de las grandes "aficiones" de los suizos. Que es tener todo bien limpio.

Los suizos son personas bastante cívicas

Como personas con una amplia formación cívica y de buena ciudadanía, aprecian los buenos modales y la buena educación -de hecho tienen afamados colegios donde las personas de mayor poder adquisitivo de todo el mundo envían a sus hijos a estudiar-.

Son muy celosos de su intimidad y de su vida privada. Poco dados a expresar sentimientos fuera de su entorno más íntimo. Tampoco son tan expresivos ni utilizan un tono de voz como la mayoría de los países latinos o mediterráneos.

Como hemos comentado, la excelente calidad de su educación les hace ser bastante cultos y la mayoría de su población hablan alguno de estos idiomas -e incluso todos- Inglés, Francés y Alemán.

Suiza, el país del dinero, los relojes y el chocolate

Aunque Suiza es muy conocida por sus cuentas numeradas -tan polémicas- y su montañas nevadas, Suiza es mucho más que eso. Como hemos comentado en otras ocasiones, todos caemos en los tópicos 'típicos' de un país. En este caso, diremos que Suiza es algo más que dinero, relojes y chocolate.

Zurich es la capital financiera y económica del país junto con Ginebra, pero 'esto no es Suiza'. Las ciudades tan internacionales y cosmopolitas -ocurre en casi todos los países del mundo- guardan un cierto parecido. Para conocer realmente 'la verdadera Suiza', tenemos que visitar alguno de sus veintiséis cantones, que lo componen.

Espacios públicos y entornos naturales

Además del respeto que muestras por el espacios públicos en la ciudades, los suizos también guardan un gran respeto por la naturaleza y el medio ambiente. Es suficiente con visitar cualquier cantón para ver como queda palpable y bien reflejado en todo su entorno.

Tienen un gusto especial por los jardines y todo lo relacionado con las flores. Los suizos, dicen ser muy diferentes entre ellos, por lo que no les gusta demasiado la generalización de "suizos". Ellos son "vaudois", "balois", "appenzellois" ... Aunque se podrían aplicar otros muchos matices, en los que no entraremos -como suizo-alemán, suizo- romand, etcétera-.

La mesa en Suiza y las reglas de etiqueta

En cuanto al tema de la mesa y, más concretamente en cuanto a los alimentos se refiere, no debe sorprendernos si nos sirven una sopa al mediodía o bien nos ponen un plato de fiambre a las cinco de la tarde. Son sus hábitos y sus costumbres.

Otra tradición o costumbre de los "vaudois" es poner un café con leche después de la cena.

Aunque en desuso, existía la costumbre germánica por la que los hombres se sentaban a comer primero, antes que las mujeres, y por esa razón eran las que solían servir los alimentos en la mesa.

"No hay nada más sencillo que hacerse querer por los suizos. Tan solo es preciso quererlos a ellos también"

Suiza, aunque es un país muy montañoso, también es un país con muchos viñedos. Cuando vamos de visita a algunos pueblos no es de extrañar que nos inviten a visitar alguna bodega para probar sus vinos (cabotzet). No debemos rechazar esta invitación, ya que sería una descortesía.

Nos ofrecerán un vino sacado directamente del tonel o barril, en jarras sin medida.

Por último, no debemos olvidarnos de probar la deliciosa "fondue" -queso derretido o bien puede ser de chocolate-, porque es un 'plato casi nacional' en Suiza. Y como decía Pierre Girard: "No hay nada más sencillo que hacerse querer por los suizos. Tan solo es preciso quererlos a ellos también".

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

 

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine.

Copyright © 1995-2017

Generado con contentG

Contacto